Tu carrito

Toro Negro – Julia Lasa (2023)

Frente a frente con un toro, sin ser consciente de que podría ser mi propio reflejo. Pensar en lo que no quería hacer con un cartón con forma de toro me ayudaba a imaginar en otras posibilidades, más concretas – es decir, quería alejarme del típico toro negro o rojo –.

(2)Serie “sobremesa” – 42×29,7cm – Tinta china sobre papel 2022 – Julia Lasa

El mono de feria es quién atrae miradas y tiene algo que a quién lo observa le hace olvidarse de sí mismo, haciéndole aprecio o desprecio, así alejarse de que nunca pueda ser esa cosa observada.

Calle Mayor, Hondarribia.

Este toro de feria tiene volumen, pero por dentro está vacío, vacío de sentimientos, es el reflejo de una sociedad que necesita ver algo, sin mirar. Podían haber mirado hacía otro lado y este toro viviría en el campo libremente. Necesitamos entretenernos, despistarnos, o otros intentan hacer que lo hagamos, para no estar en lo que verdaderamente tiene importancia. Hoy en día tenemos toros a los que mirar todo el tiempo, incluso siguen existiendo toros, animales a los que seguir mirando para olvidarnos de nuestra propia existencia, del riesgo que tiene vivir. Además no solo miramos, sino opinamos, jugando entre dualismos que nos hacen preguntarnos ¿este cuerno o este? ¿esta oreja o esta? ¿este ojo o este otro? ¿este partido político o ese? ¿reggaeton o rock and roll?

No nos hablan del miedo ni tampoco nos hablan para qué sirve o necesita cuernos el toro. El toro tiene enfrente su mayor enemigo, nosotros, porque aunque tenga dos ojos no los puede utilizar, es ciego de vista y de sentidos. Sus orejas en cambio son el punto de mira, el premio de color dorado, algo que de un momento a otro perderá y ya no será nada. O nadie, porque en eso los artistas nos parecemos un poco. Y si, artista se es desde el primer momento en el que te nombran y no sabes lo que llegará después, pero terminarás odiando eso que te hace despegarte de lo que tu eres, o eras, o lo que otros deciden percibir de tu persona.

Los creativos intentamos focalizar la mirada en la obra haciendo cosas que llamen la atención, escondiéndonos detrás de él, pero en realidad somos un reflejo y cuando miran nuestras obras piensan en nosotros, en cómo seremos, comparandonos y mimetizándonos con eso que hemos hecho, pero se olvidan de que no somos aquello que hacemos. Todos somos, sin más.

Esas miradas nos matan como matan al toro, es esa mirada sin alma que solo intenta entretenerse, evaluar, criticar, mirar, ver, ver, ver, sin observar ni aportar nada a cambio. Cada crítica o opinión marca en nosotros un tatuaje difícil de borrar, convirtiéndonos en ese toro negro del que intentaba alejarme, pero en el que poco a poco este toro se convertirá si continuas mirándolo.

(1) “Toro Negro” – 42x37x29cm – 2023 – Julia Lasa
Obra original, Tempera, Acrílico y Pan de oro
Figura creada en colaboración con Menina Artesanos www.meninaartesanos.com

Obras a la venta, contacto: Menina Artesanos, Hondarribia o [email protected] 🙂